Pimientos aliñados


Una receta tradicional, de toda la vida… Simple, sana y con mucho sabor! Aliño de pimientos asados con cebolla, ideales para acompañar cualquier plato.

Yo era de las que no quería perder el tiempo haciendo pimientos asados, solía decir que no merecía la pena, que los pimientos de las bandejitas del mercadona estaban muy buenas… pero… no sabía lo que decía! No tiene comparación!!! Si piensas así, dale una oportunidad porque una vez que lo hagas, no habrá vuelta atrás! Están tan ricos cuando se hacen en casa que a veces ni quiero aliñarlos!

Ingredientes:

  • 3 o 4 pimientos rojos grandes
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre
  • Sal
  • Atún o melva (opcional)
  • Huevo duro (opcional)

Pasos para realizar la receta:

  1. Para empezar, lava los pimientos y colócalos tal cual en la bandeja del horno. Yo suelo poner papel de plata cubriendo la bandeja del horno para que no se ensucie mucho y que luego sea más fácil fregarla.
  2. Añade un poco de aceite de oliva sobre los pimientos y mételos en el horno a 180º durante 1 hora aproximadamente, pero lo ideal es ir mirándolos y cuando empiecen a ponerse un poco negros, sacarlos. En la mitad del tiempo, si quieres puedes darle la vuelta a cada pimiento, pero no es totalmente necesario.
  3. Sácalos del horno y colócalos en algún tupper para que se enfríen.
  4. En el momento en que ya estén fríos, podrás quitarle los cabitos verdes y la piel fácilmente. Asegúrate también de quitar las pepitas. Y no te deshagas del caldo que sueltan, añádelo a una ensaladera.
  5. A continuación, corta los pimientos a tiras finitas (con un cuchillo o con las manos) y añádelos a la ensaladera junto a la cebolla cortada en juliana. Si vas a añadir atún, melva y/o huevo duro, ahora es el momento.
  6. Añade bastante sal, el vinagre y el aceite al gusto. Déjalo reposar en el frigorífico. Y… como casi todo, cuanto más tiempo, más blandita quedará la cebolla y más rico estará!

Deja un comentario