Zorongollo 3


Zorongollo

Recientemente he estado unos días en Mérida y he probado el típico zorongollo extremeño. No tenía ni idea de lo que era hasta que le pregunté a la camarera. Como me encantan los pimientos asados decidí pedirlos y me alegro muchísimo, porque ya sé otra forma de comer los pimientos asados y además, muy rica. Aunque parezca una receta similar al aliño de pimientos asados, el sabor es muy diferente, tirando a dulce… pero lo mejor, como siempre, es probarlos!

1 bandeja de pimientos rojos asados (puedes asarlos tú si quieres, pero yo prefiero ahorrarme el trabajo)
1 cebolla (si puede ser dulce, mejor)
2 dientes de ajo pelados
2 tomates rojos muy maduros
Aceite de oliva
Vinagre de manzana
Sal gruesa
Orégano

Paso 1: Abre la bandeja de pimientos y vacía el líquido. Pon los pimientos en un bol.

Paso 2: Pela la cebolla y córtala en juliana no muy gruesa. Añádela al mismo bol de los pimientos.

Paso 3: En un mortero pon los dientes de ajo pelados y un poco de sal gruesa, media cucharadita estaría bien. Májalo muy bien.

Paso 4: Pela los tomates, trocéalos, añádelos al mortero y tritura de nuevo. Si los tomates están demasiado fuertes, añade una cucharadita de azúcar (o edulcorante).

Paso 5: Añade un chorrito de aceite de oliva y otro de vinagre de manzana. Remueve bien.

Paso 6: Añade el contenido del mortero al bol de los pimientos y la cebolla y remuévelo todo muy bien.

Paso 7: Espolvorea bastante orégano por encima y déjalo reposar en el frigorífico antes de servir.

Sugerencia: Lo ideal es comerlo al día siguiente, pero si eres impaciente como yo… también puedes comerlo en el mismo día! Otra forma de comerlo es en tostas, como le llaman en Extremadura, que sería sobre un trozo de pan, tostado o no:

tostas-zorongollo


Deja un comentario

3 ideas sobre “Zorongollo